Cómo tomar decisiones y dejar de dudar para emprender con éxito

Tomar decisiones importantes es una de las tareas más pesadas, estresantes y que más pereza nos dan en nuestra vida. Decidir entre una cosa u otra nos suele generar una ansiedad de la hostia.

Aprender cómo tomar decisiones para acertar siempre sería ideal, nos ahorraría mucho tiempo y aún más dolores de cabeza. De todas maneras a mi me da que aún no se ha inventado esa solución...

Probablemente, si sigues mi blog, debes ser alguien con espíritu emprendedor o con ganas de tenerlo.

Igual estás dudando si montar tu propio blog, emprender tu propio proyecto o seguir tal y como estás.

Esas dudas son muy normales pero hay que empezar a superarlas.

Es por eso que hoy te quiero hablar de cómo tomar decisiones, con el objetivo de que, al terminar de leer el post, sepas cómo enfocar ese tipo de elecciones.

Ay no sé no sé, cuantas dudas...

Cómo tomar decisiones

¿Cuántas veces te han dicho: déjate guiar por tu instinto, haz caso a lo que te dice tu corazón o no le des vueltas a un problema y decide lo primero que te pase por la cabeza?

Yo mil, pero por contra también me han recomendado lo contrario: haz una lista de pros y contras, consúltalo con la almohada o cuenta hasta 10 antes de tomar una decisión.

¿Por qué hay tantos mensajes contradictorios en cuanto a la toma de decisiones?

Es una muy buena pregunta pero lo siento, no tengo la respuesta...

Mucha gente piensa que cuando basamos nuestras decisiones en la intuición solemos acertar más que cuando nos pensamos mucho las cosas. Yo no estoy del todo de acuerdo.

Te voy a ser sincero, cada vez creo más en la intuición, pero no baso en ella todas mis decisiones. Creo que hay veces en las que nuestra intuición nos engaña.

Esta semana he estado pensando bastante en ello y he detectado 3 maneras diferentes de tomar decisiones:

  1. por intuición o de manera emocional
  2. con mucha información de diferentes fuentes
  3. con información objetiva y contrastada

¿Cuál suele fallar menos? Pues no lo sé pero lo que si creo, es que la número 2 es la que mayor índice de error debe tener.

Ponte en el caso de que te quieres comprar un móvil, y estás entre 2 o 3 modelos diferentes. Pides consejo a varios amigos y cada uno te cuenta su opinión sobre el tema. Ninguna de las opiniones coincide.

Al final, de tanta información diferente que tienes, tienes más lío en tu cabeza que antes de preguntar por lo que si basas tu elección en esta información es muy probable que te acabes equivocando.

Cuando se tiene en cuenta demasiada información, la toma de decisiones es mucho peor que cuando se decide por instinto o por poca información pero de calidad.

Callad ya que no me puedo decidir...

¿Y entre la intuición o el razonamiento con información objetiva y contrastada? Tiendo a pensar que depende del área sobre el que se esté eligiendo: si es más emocional o más cerebral.

Te voy a poner a proponer un juego para explicártelo mejor: ¿Te gustaría ganar un coche? Pues sigue leyendo que ahora es cuando el post se pone interesante...

El problema de Monty Hall

Voy a intentar explicarte cómo tomar decisiones de este tipo mediante un juego bastante famoso, pero que quizás no conozcas.

Este juego es conocido como el problema de Monty Hall y se basa en un sistema de elecciones tipo concurso de la tele.

¿Quieres jugar?

Yo voy a ser el presentador del concurso, un poco cabroncete eso si, y tú serás el concursante.

¡Vamos allá!

Aquí puedes ver 3 puertas en las que detrás se encuentran un coche, nuevecito y caro de la hostia y 2 cabras, que me da a mi que ya no dan ni leche.

Obviamente tú no sabes que hay detrás de cada puerta pero yo si lo sé.

Si eliges la puerta que esconde el coche te lo llevas a tu casa, por contra si eliges la que esconde a una cabra tendrás una nueva mascota a la que alimentar.

Como ves siempre ganas, ¿no? 😛

Me imagino que te interesa algo más el coche así que adelante, ¡¡elige la puerta que crees que esconde el coche!!

¿Ya lo tienes?

Perfecto, veo que has elegido la puerta número 1 así que descartamos las puertas 2 y 3.

Ya te he dicho que soy un presentador un poco cabrón, así que te voy a hacer sufrir un poco.

Antes de abrir tu puerta para que descubras qué regalo te ha tocado, te voy a enseñar qué hay detrás de la puerta 3, una de las que has descartado.

Oooohhh sorpresa, sorpresa, ¿qué esconderá? ... ¡¡Una cabra!! Aplausos y gritos del público, la gente se vuelva locaaaa

monty-hall-cabra
Has perdido una preciosa cabra!!

Parece que vas bien, ¿no? ¡¡Igual hasta te llevas el cochazo!!

Se me ocurre una cosa, como soy tan majo te voy a hacer una pregunta: sabiendo lo que sabes en este punto del concurso, ¿quieres cambiar de puerta o sigues con la puerta número 1?

¿Qué me dices? Te quedas con la que habías elegido al principio o prefieres cambiar de puerta. Piénsalo unos segundos, ¿tú qué harías y por qué?

Recuerda que yo sé dónde está el coche, ¿te estoy ayudando?, ¿te estoy puteando?, ¿en qué vas a basar tu elección?

¡¡¡Pieeeensaaaa!!!

¿Ya has tomado tu decisión? Vamos a resolver el problema y ver si te ha tocado el coche o te vuelves a casa con una cabra entre los brazos.

Si has decidido cambiar de puerta... ¿sabes qué? Es mejor que la solución no te la dé yo y te la dé alguien que lo explique mejor, así que te voy a dejar con un par de videos que te darán la solución.

Este problema salió en la película 21 Blackjack y en este video verás qué decisión deberías haber tomado. Por cierto, si no la has visto te la recomiendo, es muy entretenida.

¿Qué puerta eliges, la 1, la 2 o la 3?

El mismo problema también salió en la serie Numb3rs. Si no te ha convencido la explicación anterior, igual ésta si lo hace.

¿Has ganado el coche?

¿Has ganado el coche? Ah, ¿que no puedes ver los videos ahora mismo? Venga va pues te lo voy a explicar yo también, eso si, seguro que me explico peor que los brillantes guionistas de Hollywood 😛

Solución al problema de Monty Hall

Cuando te he propuesto cambiar de puerta, puedes haberlo hecho o no. Voy a imaginar que has respondido lo mismo que suele responder la mayoría de la gente y eso es: conservar tu primera elección, sigues con la puerta 1.

Igual has pensado que como yo sé la respuesta y he visto que has acertado, te quiero liar para ver si cambias y caes en mi trampa.

O igual no has pensado nada de eso pero por superstición o para no reprocharte el haber cambiado tu primera decisión, has decidido seguir fiel a tu primer instinto.

Esta respuesta ha sido tomada de manera emocional sin basarte en la estadística, que es la que te debería dar la respuesta más probable para poder ganar el premio.

Ui, ahora te has perdido con esto de la estadística, ¿acaso piensas que la probabilidad es la misma? Que como hay 2 puertas, está al 50%...

Ay alma de cántaro, estás muy equivocado. Cuando te he mostrado la puerta 3 y te he vuelto a preguntar, las probabilidades han cambiado por completo.

Si en ese preciso instante hubieras decidido cambiar de puerta, habrías duplicado tus probabilidades de ganar. Me explico:

Al empezar tenías 3 puertas y 2 cabras por lo que la probabilidad de que eligieras una cabra era del 66% (2 de 3). ¿Hasta aquí está claro no?

Cuando yo abro una de esas puertas y te muestro que detrás hay una cabra, las probabilidades de que tu puerta elegida sea una cabra han bajado al 33% (1 de 3) Recuerda que hemos descartado una puerta con una cabra.

¿Qué pasa con la otra puerta? Sabiendo que una de ellas está descartada y tiene una cabra, las probabilidades de que la puerta que no has elegido al principio tenga un coche detrás, han aumentado al 66%.

En resumen, te he regalado un 33% de probabilidades para que te lleves el coche pero tus emociones te han hecho perder el premio...

La solución correcta a este problema es que, basándote en la pura estadística y dejando las emociones e intuiciones de lado, es más probable que ganes el coche si cambias de puerta que si te quedas con la que habías elegido desde el principio.

¡Has ganado el coche!

Si no me he explicado del todo bien, te recomiendo que mires los dos videos de arriba que lo dejan todo muy claro.

Así que si te pasa esto alguna vez: ¡¡¡Cambia de puerta!!!

El poder de la información

En este caso concreto, ¿qué ha hecho que la intuición no sea la mejor opción para tomar decisiones?

La información de calidad. En este caso concreto tenemos una información de calidad, objetiva y contrastada, aportada por la estadística, que es real y que contradice a nuestra respuesta emocional e intuitiva.

En estos casos, seguir la intuición no es la mejor opción porque va en contra de nuestro propio beneficio.

Para valorar este tipo de toma de decisiones, hay que tener clara la información de la que disponemos porque si proviene de muchas fuentes y no acabamos de conocer o fiarnos de verdad de ninguna, solo hará que despistar nuestra elección.

Y ahora que ya entendemos bien cómo tomar decisiones de 3 maneras diferentes vamos a aplicarlo al emprendimiento que es lo que realmente nos gusta.

La toma de decisiones de un emprendedor

Para emprender un proyecto hay 2 decisiones básicas que hay que tomar:

  1. Decidirte a cambiar de vida y emprender un proyecto
  2. Decidir en qué vas a emprender

La elección sobre estos 2 temas es lo que hará que des el salto o que te quedes como estás.

Son decisiones tan trascendentes que generan muchísimas dudas y las podemos ir aplazando mucho mucho tiempo.

Para poder tomar decisiones de este tipo hay que estar muy seguro de lo que se quiere. Una vez se tiene esto claro, pienso que estas dos decisiones se deben afrontar de manera diferente, vamos a ver cómo.

Primera decisión

La primera decisión suele venir motivada por razones emocionales. Igual tienes un trabajo estable pero no estás a gusto con él, igual no te gusta trabajar para otro, igual estás en paro y crees que tu solución puede pasar por ahí...

Cómo ves las motivaciones suelen formar parte de una área emocional.

En este punto, viendo que no tenemos una fuente de información objetiva y contrastada, uno podría valorar la toma de decisiones de manera tanto emocional como racional. Vamos a ver:

La parte racional te dirá que no te arriesgues, que ahora tienes un sueldo a fin de mes y tienes una vida cómoda y estable. Pero también te dirá que eres bueno en lo que haces y que podrías ganar dinero por ti mismo igual que ahora se lo haces ganar a otro.

Por otro lado, la parte emocional te hará ver que no eres feliz y que necesitas otra cosa, un cambio.

¿Has ganado el coche?

Entrar a valorar cómo tomar decisiones de este tipo puede ser muy personal, pero si me baso en mi experiencia, te puedo decir que en esta fase me pesó más la parte emocional e intuitiva que la parte racional.

Así que con tu permiso, diré que la primera decisión del emprendedor parte de la parte emocional, y creo que voy a coincidir con bastantes de vosotros...

Segunda decisión

¿Qué pasa con la segunda decisión? Aquí cambia la cosa...

Decidir en qué se va a emprender, de qué va a ir tu proyecto, a qué te vas a dedicar y cómo vas a ganarte la vida, si se puede evaluar mediante información concreta y objetiva.

Tienes herramientas para incrementar tus probabilidades de éxito por lo que no te bases en tu instinto para decidir.

Imagino que si estás metido en el mundo del emprendimiento o estás empezando a entrar en él, te habrás hartado de escuchar el mágico consejo: descubre tu pasión y vive de ella.

Muy bien, esto es muy bonito pero si tu pasión es tirarte en paracaídas pero solo lo has hecho 3 o 4 veces en tu vida, siento decirte que probablemente no puedas vivir de ello.

¿Entiendes por dónde voy?

Elige algo que te guste y que se te dé bien, y a partir de ahí empieza a filtrar qué opciones tienes dentro de ese mundo para generar ingresos.

Evalúa si esa temática tiene un potencial económico interesante y si hay gente interesada en ello.

Todos estos datos los puedes validar investigando, en la zona de recursos para suscriptores tienes un documento que te puede ayudar a validar estos temas: descubre tu trabajo ideal

Descubrir tu pasión y tomar la decisión de vivir de ella puede ser muy peligroso si no valoras su viabilidad y tu capacidad para hacerlo.

Esta decisión no se puede tomar solo desde la parte emocional, hay que evaluar la información de calidad que está a tu alcance y no dejarte llevar por la intuición.

Pensamiento intuitivo y pensamiento crítico

Mi objetivo con el artículo de hoy era explicarte las diferencias entre 2 tipos de toma de decisiones muy diferentes y cómo pienso que puedes aplicar cada uno de ellos para solucionar las dudas que conlleva decidirte a emprender un proyecto.

Como ves, a la hora de emprender hay que saber cuando hacer caso al pensamiento intuitivo y cuando hacer caso al pensamiento crítico, pero siempre basándote en información de calidad.

Si estás dudando si lanzarte o no a emprender tu propio proyecto, o si has estado aplazando estas decisiones durante mucho tiempo, creo que es hora que te sientes y acabes con estas dudas.

Deja de dudar y ponto a decidir!!

Recuerda que la clave a la hora de hacer una elección está en la información de la que dispones. Utiliza todas las herramientas que tengas a tu alcance para tomar decisiones incrementando tus posibilidades de acertar y cuando no sea posible, déjate guiar por tu intuición.

Y ahora cuéntame, ¿has ganado el coche o te has llevado una preciosa cabra para tu casita?

¿Quieres tener tu propio negocio online?

Te enseño los pasos para que aprendas a validarlo con éxito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *

Surfea tu Vida te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Victor Lloret Cerezo (Surfea tu Vida) como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. No se comunicarán estos datos a terceros. Legitimación: Consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa (proveedor de hosting de Surfea tu Vida) fuera de la UE en EEUU y acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Ver política de privacidad de Webempresa.

El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios tiene como consecuencia no poder atender tu solicitud. Podrás ejercer tu derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición al tratamiento de tus datos personales, en los términos y en las condiciones previstos en la LOPD dirigiéndote a la dirección de correo electrónico victor@surfeatuvida.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: https://www.surfeatuvida.com/, así como consultar mi política de privacidad. Al enviar tu comentario, algunos datos como tu nombre, correo electrónico y web quedan almacenados en una cookie para volver a utilizarlos en futuras visitas. Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 comments on “Cómo tomar decisiones y dejar de dudar para emprender con éxito”

  1. Buenas Víctor,

    seguir una dieta hipo informativa facilita la toma de decisiones. Creo que uno de los elementos más comunes que impide el mero hecho de tomar decisiones es tener demasiada información poco crítica, tal y como tú comentas. Si nos diésemos cuenta de la cantidad de tiempo que perdemos metiendo en nuestra cabeza información que no sirve de nada y que, además, más que impulsarnos a actuar nos lleva a la inacción, facilitaría un movimiento mucho más libre por esta vida.

    Deberíamos contraponer en una misma balanza estadística y emoción a la hora de tomar decisiones. El equilibrio perfecto conlleva una respuesta en la que hay acción y, a la vez, hay acierto.

    Yo soy de los que antes de pedir permiso pide perdón. El resultado es llevarme a actuar pero no siempre a triunfar. Aún y así, pienso que el cúmulo de fracasos es también una forma estadística: tarde o temprano es bastante probable que triunfes 😉

    ¡Saludos Víctor!

    1. Hola Sergio, me gusta tu razonamiento del equilibrio perfecto, lo malo es que a veces cuesta escuchar a la otra parte cuando ya has encarado tu decisión en una...

      No triunfar tampoco debe considerarse un fracaso, piensa en algo que estos días está muy de moda como decir que Guardiola ha fracasado en el Bayern de Munich. Si fracasar es ganar 3 Bundesliga, 1 copa Alemana y llegar a 3 semifinales de Champions League en 3 años perdiendo (2 contra el campeón, aún no se ha celebrado la tercera), ¿quien en su sano juicio no querría fracasar siempre así?

      Pero si, entiendo lo que dices, no lograr tus objetivos pero seguirlo intentando, lo que te hará será aprender para tener cada vez más opciones de triunfar, ahí estoy de acuerdo 😉

      Un abrazo!

  2. Tomar decisiones es muy difícil, porque muchas veces piensas en el final y no en el camino. Cualquier proyecto que empiezas lleva mucho tiempo y si crees en ello, te acaba dando frutos si tienes paciencia para esperar claro. Las cosas no son rápidas ni fáciles, por eso es importante disfrutar de los proyectos sin pensar tanto en el dinero, aunque por supuesto es una parte importante de cualquier proyecto. S

    1. Hola Elisenda!

      Esto que dices es muy cierto, siempre aconsejo hacerse un plan a medio-largo plazo para un proyecto online, lo que no quita que haya que tomar la decisión inicial de lanzarse y de saber en qué se quiere emprender.

      Tal y como dices el camino de un proyecto puede ser largo así que hay que buscar algo que te permita disfrutar para maximizar las probabilidades de éxito 😛
      Un abrazo!!

  3. Estimado, hay otro motivo por el cual, la segunda opción "con mucha información de diferentes fuentes" de toma de decisiones no es válida. Mis fuentes viene de una charla de TED y se refiere a un investigador que revoluciono el mercado, en concreto el de la salsas de tomate. Hasta entonces la industria buscaba la salsa de tomate perfecta, cuando en realidad, había varios salas perfectas, una casi por cada consumidor. Desde entonces estamos saturados de salsas y 18 tipos de variedades distintas por cada producto (café, mostazas, palomitas, etc.). Me gustaría haberte ayudado con el link del vídeo, pero lo vi y lo olvidé la referencia.

    1. Muy interesante! Buscaré esta charla TED para ampliar mi perspectiva.

      Muchas opciones sobre algo dificulta la elección, si no es que tienes un conocimiento previo de calidad que te permite filtrar. Hace que todo resulte más confuso 😛

      A veces me pregunto, ¿y si la mejor opción cuando no sabes que elegir y no te ayuda la intuición es el azar? En caso de duda y no preferencia por ninguna opción, a lo mejor es una manera de decidir evitando la ansiedad.

      ¿Qué os parece?

      Un abrazo 😉

  4. Yo tengo una receta para la toma de decisiones: siempre elegir aquello que me permita dormir. Así que definitivamente no me he llevado el coche, pero estoy feliz igualmente 😀 Genial artículo guapo, muy interesante toda la teoría.

    Tomar decisiones nunca es sencillo, pero está bien responsabilizarse de ellas 😉

    Un abrazo 🙂

    1. Ayyy Diana, tú y el dormir, ¡cómo te gusta! jejeje

      Bueno no te has llevado el coche pero al menos te lo has pasado bien jugando, que es lo importante!!

      Tu receta para tomar decisiones es interesante, eso me dice que te basas mucho más en la parte emocional que en la parte racional, ¿sueles acertar? 😛

      A ver si conseguimos descubrir entre todos el secreto del éxito!!

      Un abrazo 😉

  5. Jaja me he divertido, no me gustan las matemáticas y no se me dan las estadísticas pero lo entendí.
    Excelente artículo, un abrazo.

Surfea tu vida con tu Negocio online

Vamos a darle vida a tu web

Soy tu diseñador web freelance de confianza, estoy especializado en WordPress y en Negocios online así que puedo ayudarte a crear la web de tus sueños para tu proyecto. 
¡Contáctame y hablamos!
QUIERO TRABAJAR CONTIGO

Sígueme la pista

Copyright © 2019 · Surfea tu Vida
Contenido a cargo de Victor Lloret. Todos los derechos reservados.

linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram