"Mama, de mayor quiero ser turista": escuchando a mi niño interior

- ¿Victor, qué quieres ser de mayor?

- Mama, de mayor quiero ser turista, como el papa.

Así de adorable era yo de pequeñajo. Igual que cualquier niño, yo quería ser como mi padre.

Veía que mi padre tenía que viajar a Madrid y Zaragoza por trabajo constantemente, y yo quería hacer lo mismo.

Con toda la inocencia del mundo, ¡yo pensaba que mi padre era turista!

Mi padre en realidad trabajaba gestionando proyectos informáticos, así que no hay un polo más opuesto que ese a ser turista...

Por cierto te he dicho que de pequeño era adorable e inocente pero no te quiero engañar, también era un niño un poco cabroncete y travieso, vamos un trasto, pero ésa ya es otra historia...

victor-peque-2-de-mayor-quiero-ser
No siempre era tan adorable, a veces podía ser una máquina de matar 😛

A lo que iba, turista, ¡qué gran profesión! Bien, para ser sincero, ser turista no es una profesión pero vamos a dejar volar la imaginación, ¿y si lo fuera?

Sueños de infancia

Cuando eras un enano también oíste la misma pregunta, seguro que te preguntaron "que quieres ser de mayor" decenas de veces. ¿Tu que respondías?

Normalmente hay 4 tipos de respuesta:

  1. No lo sé
  2. De mayor quiero ser .... (siempre la misma profesión, policía por ejemplo)
  3. De mayor quiero ser ... (siempre profesiones diferente diferentes, un día bombero, otro médico, otro maestro,...)
  4. Una profesión inventada o casi imposible de cumplir (turista)

Ninguna de estas respuestas es mejor que la anterior, no te olvides de que ¡son niños!

Lo bueno de estas respuestas es que igual, el niño que lo tiene muy claro, ha sabido detectar su vocación. Qué suerte tiene ese niño, si consigue potenciarla, tendrá muchos números de saber qué elegir llegado el momento...

Si alguno de estos niños mantiene esas preferencias a medida que vaya creciendo, sin duda habrá encontrado una profesión que le guste y le haga feliz. Cosa no tan común como la gente puede pensar...

El resto de niños, los que no tienen una respuesta tan clara y realista, suele elegir cosas que en ese momento les atraen, que les gustan y que se lo hacen pasar bien mientras las hacen o juegan con ellas.

Igual deberías empezar a escuchar un poco más a tu niño interior y recordar qué querías ser de mayor cuando no levantabas medio metro del suelo.

¿Qué descubrí cuando escuché a mi niño interior?

Empecemos porque yo nunca he sabido cual era mi vocación y a qué me gustaría dedicarme en la vida para ser feliz.

Hace unos días, sin saber muy bien porque, vino a mi cabeza lo que yo decía que quería ser de mayor cuando era peque. Lo recuerdo muy bien porque mi madre me lo ha explicado miles veces, es una de esas batallitas familiares que todos tenemos.

Yo quería ser turista, yo quería viajar por el mundo y vivir de ello tal y como creía que hacía mi padre.

victor-peque-de-mayor-quiero-ser
Bendita inocencia...

Una vez recordado esto me pregunté, ¿en qué punto me encuentro ahora mismo? Ahora me encuentro montando un blog con el objetivo de ser más libre y poder trabajar desde donde quiera cuando quiera.

Ouch, esto me suena...

Voy a ir un poco más allá, mi objetivo a medio plazo con mi blog es poder generar ingresos suficientes para poder viajar durante una larga temporada sin dejar de trabajar.

Esto se acerca sospechosamente a lo que yo quería ser de pequeño pero aplicado al mundo real, a mi vida real...

Sin saber cómo ha ocurrido, estoy implementando mi plan de vida soñado en un proyecto real, adaptado a lo que requiere un negocio online.

Te aseguro que no estaba preparado, me di cuenta la semana pasada y me ha hecho reflexionar en lo importante que es escuchar lo que decíamos cuando éramos pequeños.

Esta "revelación", me ha dado que pensar. Me ha hecho ver como probablemente de pequeños conocemos mucho mejor cómo somos y lo que queremos que cuando somos más mayores y empezamos a poner barreras mentales a todo lo que se nos ocurre.

Así que ahí va el primer consejo: recuerda cómo pensabas de pequeño y mira si aplicándolo a tu vida te haría más feliz.

Después de esta reflexión, te voy a dejar un par de ideas más que me han surgido mientras pensaba en esto.

Apuesta por el cambio

El trabajo que desarrollas no define quien eres ni lo que quieres ser. Tienes derecho a ser lo que quieras y dedicarte a lo que más te guste.

Si andas un poco perdido, como ha sido mi caso durante varios años, debes saber un secreto: puedes cambiar, y no solo de trabajo sino de vida.

Puedes cambiar totalmente. Tu has podido ser toda tu vida abogado pero si no te llena, puedes redefinir tu vida laboral, encontrar qué es lo que te apasiona y dedicarte a ello.

Como te decía, plantéate qué querías ser de mayor y mira si sigue alineado con tus gustos y lo que realmente te hace feliz.

Nada te hará sentir mejor que dejar un trabajo que no te aporta nada para emprender uno con el que siempre has soñado.

Piensa que nos pasamos muchas horas al día, muchos días al año y muchos años de nuestra vida trabajando. ¿Quieres seguir pasándolos aburriéndote y en un constante estado de desmotivación?

Tu vida no está definida por tu trabajo

Tu trabajo solo es eso, un trabajo y hay dos maneras de hacer que ese trabajo nos haga felices:

  1. El trabajo nos apasiona
  2. El trabajo nos ayuda a conseguir lo que realmente queremos

Todo lo que esté fuera de estos dos casos nos lleva a un trabajo que no nos aporta demasiado, que abandonaríamos sin dudar si tuviéramos una oportunidad viable de ser más felices sin perder demasiado nuestro status.

El primer caso ya lo conoces, una vocación que te hace disfrutar de cada día nuevo en tu trabajo. Es la situación ideal.

El segundo caso es el que más me interesa, en parte porque es el que yo estoy siguiendo.

Se trata de que el trabajo que elijas te lleve a cumplir tus objetivos. Que sea el trampolín hacia lo que realmente quieres.

Y ¿qué significa esto?

Que el trabajo ha dejado de ser el fin para convertirse en el medio.

victor-de-mayor-quiero-ser-turista
Yo quiero ser turista y mi medio para conseguirlo es mi blog 😀

Voy a ponerte un ejemplo, mi ejemplo: yo quiero ser feliz y lo que me hace feliz es viajar.

En este caso necesito un trabajo que me permita tener dinero y muchos días libres para poder viajar muchas veces al año. Para acabar de encajar el puzzle lo ideal sería que este trabajo me gustara y tendría la felicidad plena.

Otro ejemplo: lo que me hace feliz es tener tiempo para estar con mi familia.

Un trabajo que te permita eso debe ser muy flexible en horarios y dejarte tiempo libre a lo largo del día.

¿Entiendes un poco mejor porque te decía que el trabajo debe convertirse en el medio para conseguir tus objetivos?

El trabajo que debes hacer está bastante claro, debes elegir muy bien esos objetivos que quieres conseguir y estar seguro de que son los que te harán feliz.

En cuanto los tengas y tengas claro cómo quieres que sea tu vida y qué quieres conseguir de tu trabajo, podrás valorar qué opciones tienes para conseguirlo.

Cómo conseguir los objetivos

Por lo general, la vida soñada por cada uno de nosotros no es compatible con un "trabajo normal" tal y como lo conocemos en la actualidad, pero eso no lo sabíamos cuando éramos pequeños.

Los horarios fijos y estrictos que suelen tener los trabajos hacen que no podamos decidir libremente cuando hacer lo que queremos hacer.

Por ponerte un ejemplo, no puedes viajar cuando quieras, te debes a unos días concretos de vacaciones y al permiso de tu jefe.

Otro ejemplo es la poca libertad para hacer cosas entre semana. Si trabajas entre semana muchas veces no tienes tiempo ni de dedicarte a vivir un poco después del trabajo porque sales tarde y cansado.

Que decirte de hacer una simple gestión en el banco, normalmente trabajarás en horario de oficina y no podrás ni ir al banco en el horario en el que está abierto...

Vamos todo ventajas...

¿Cómo conseguir estos objetivos?

  1. Tener un horario flexible y un jefe súper enrollado
  2. Trabajar para ti mismo

Realmente la solución para vivir exactamente como quieres vivir pasa por trabajar para ti mismo y dejar de hacerlo para un tercero.

Es la única manera que conozco para ser totalmente libre y decidir tu mismo qué haces, cuándo lo haces, dónde lo haces y con quién lo haces.

Al menos si no es que eres rico del cagar y te la suda todo lo que tenga que ver con trabajo...pero creo que ese no es ni mi caso ni el tuyo...

El trabajo soñado

Según te he ido contando, ya debes saber dos cosas, que era un niño encantador y la fórmula secreta para tener el trabajo soñado.

¿Qué dices, que aún no sabes la fórmula? Vaya, veo que hoy estás dormido, ¿eh? Al menos tienes claro lo majete que era...

El trabajo soñado tiene que unir tanto lo que te gusta o te permita cumplir tus objetivos para ser feliz y darte la flexibilidad y libertad de un trabajo por cuenta propia.

Es decir, mi consejo es: trabaja para ti mismo en un trabajo que te apasione, así serás completamente libre.

Esto es fácil de decir pero difícil de hacer, lo sé. Recuerda que yo estoy en ello...

¿Cómo puedes hacer esto sin arruinarte?

Encuentra tu motivación y tu pasión y monta un negocio online sobre ello. Nada te dará más libertad que un blog o negocio online.

Si desde pequeño has soñado con algo, ¿por qué no ponerlo en marcha y hacerlo realidad?

Reinventa tu vida, reinventa tu negocio, reinventa tu manera de ganar dinero. Hoy en día nacen miles de negocios nuevos cada semana, la innovación está a la orden del día y hay espacio para todos.

Gracias a mi blog, yo estoy poniendo los cimientos para cumplir el objetivo de vida que tenía cuando era un enano. Voy a ser turista profesional 2.0 y disfrutaré de mi libertad como si tuviera 8 años 😀

Y tu, ¿qué querías ser cuando eras pequeño? ¿Lo has cumplido ya? Cuéntamelo

¿Quieres tener tu propio negocio online?

Te enseño los pasos para que aprendas a validarlo con éxito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *

Surfea tu Vida te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Victor Lloret Cerezo (Surfea tu Vida) como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. No se comunicarán estos datos a terceros. Legitimación: Consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa (proveedor de hosting de Surfea tu Vida) fuera de la UE en EEUU y acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Ver política de privacidad de Webempresa.

El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios tiene como consecuencia no poder atender tu solicitud. Podrás ejercer tu derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición al tratamiento de tus datos personales, en los términos y en las condiciones previstos en la LOPD dirigiéndote a la dirección de correo electrónico victor@surfeatuvida.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: https://www.surfeatuvida.com/, así como consultar mi política de privacidad. Al enviar tu comentario, algunos datos como tu nombre, correo electrónico y web quedan almacenados en una cookie para volver a utilizarlos en futuras visitas. Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 comments on “"Mama, de mayor quiero ser turista": escuchando a mi niño interior”

  1. Buenas Victor,

    este post me recuerda a cuando estaba a punto de entrar en la universidad y nos trajeron al instituto a uno de esos llamados "orientadores laborales". El tipo empezó a detallar las carreras con más "salidas" en un bachillerato de letras (no sabía dónde estaba) sugiriéndonos que invirtiéramos nuestra educación (tiempo de vida + dinero) en una de ellas. Años más tarde deduje que ese hombre no sabía dónde se había metido y que andaba perdidísimo.

    Creo que nunca escogí una carrera universitaria con el objetivo de tener luego un "empleo", sino de crecer como ser humano en el campo que a mi me interesaba. Creo que este debería ser la orientación adecuada a la hora de escoger una carrera universitaria (siempre y cuando esa educación sea de calidad).

    Apuntas dos cosas interesantes en cuanto al concepto "empleo" en relación al de "libertad". Habría que volver a reconceptualizar estos dos conceptos porque creo que se han quedado obsoletas en este siglo. En este sentido, yo me añado a tu propia concepción de qué se entiende por trabajar en un empleo con libertad.

    Trabajar en un empleo que te apasiona te hace "libre". Cuando un empleo te permite ser libre, significa que dispone de un molde suficientemente amplio para que tu puedas aportar los dos elementos clave del individuo del siglo XXI: creatividad y talento. Desgraciadamente, la mayoría de empleos de la actualidad no disponen de ese molde amplio y acabas trabajando, día tras día, monótonamente, en algo en lo que sabes que podrías aportar muchísimo más.

    Estos empleos que permiten poner en juego tu talento y creatividad son los que realmente te apasionan porque estás expresando tu verdadera esencia como ser humano en este mundo y no como máquina automatizada que repite una y otra vez lo mismo. Además, estos "empleos" disponen de otros dos elementos propios de la realidad del siglo XXI: flexibilidad y movilidad.

    En resumen, un empleo que te hace libre es aquel que:
    1. Te ofrece retos para expresar tu talento y creatividad (lo que te hace único en este mundo y te permite crecer como ser humano).
    2. Es flexible (te permite proporcionar aquello que tú puedes proporcionar en las dosis adecuadas).
    3. Es móvil (te permite viajar, moverte por el mundo y conectar con otros seres humanos como tú).

    Y sí Victor, estoy totalmente de acuerdo: crear un negocio en una plataforma digital como un blog es un grandísimo ejemplo 😉

    1. Hola Sergio, creo que tu comentario resume perfectamente la manera en que hay que entender la libertad que te debe proporcionar tu "empleo".

      Realmente tuviste suerte en ser tan consciente de la "realidad" al elegir tus estudios, ojalá lo hubiera sido yo entonces...

      El sistema está montado para generar peones que hagan que los de arriba disfruten de la vida, hemos estado engañados demasiado tiempo.

      Hoy empezamos a despertar y es hora de que cada uno elija cómo quiere vivir porque vivir de otra manera no solo es posible sino que es real y está al alcance de todos.

      Un abrazo y muchísimas gracias por hacer un comentario que aporte tanto valor al artículo! 😀

  2. Hola Víctor, yo quise ser muchas cosas. Pero fue bastante tarde cuando descubrí lo que me gustaba. Ayudar a la gente solucionando un problema y que encima me paguen. Es muy difícil porque nos cuesta tomar acción pero si de verdad lo quieres con tiempo se consigue.
    Cualquier otra cosa que quieras saber pregunta, en LinkedIn no pongo ni.la mira ;).
    Hasta pronto!!
    Silvia Cueto

    1. Dicen que más vale tarde que nunca, ¿no?

      Lo importante es que lo sabes y además estás en ello. Es cierto que cuesta arrancar y decidirse a hacerlo pero si uno no se rinde y se esfuerza seguro que se consigue.

      Menos mal que no tengo que espiarte también en Linkedin!! Sino ya me quedo sin ojos! 😀

      Un beso!

Surfea tu vida con tu Negocio online

Vamos a darle vida a tu web

Soy tu diseñador web freelance de confianza, estoy especializado en WordPress y en Negocios online así que puedo ayudarte a crear la web de tus sueños para tu proyecto. 
¡Contáctame y hablamos!
QUIERO TRABAJAR CONTIGO

Sígueme la pista

Copyright © 2019 · Surfea tu Vida
Contenido a cargo de Victor Lloret. Todos los derechos reservados.

linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram