Descubre cómo mejorar tu adaptación al cambio, ¿eres ratón o Liliputiense?

¿Sabes esos momentos en los que algo pasa en tu vida que te trastoca los planes y cambia las rutinas que tenías establecidas? Cuando se da eso, ¿eres de los que se mosquea y quiere seguir igual o de los que se motiva en ese proceso de adaptación al cambio?

Hoy te voy a hablar precisamente de eso, de la actitud frente al cambio y lo voy a hacer de una manera que igual te va a sorprender. Te voy a contar una historieta, me convertiré en el cuentacuentos y así se hará todo un poco más ameno 😛

Igual te has quedado un poco loco con el título del post: ¿qué tiene que ver la adaptación al cambio con un ratón o con un Liliputiense? No tengas prisa, pronto conocerás la respuesta.

En esta historia, todo va de actitudes y maneras de afrontar el cambio. Verás que los ratones lo hacen de una manera y los Liliputienses de otra muy diferente. La idea es que descubras en cuál te ves reflejado, decidas si te gusta o no y pienses en qué harás a partir de ahora.

Voy a empezar por contarte de dónde viene todo esto.

Todo esto viene de un libro que devoré hace un par de noches llamado: ¿Quién se ha llevado mi queso? de Spencer Johnson.

Es un libro que te recomiendo, muy fácil de leer y que puede cambiarte la vida. Más adelante te contaré un poquito la historia de este libro pero antes te voy a hacer una pregunta:

¿Cómo afrontas los cambios en tu vida?

Imagina que eres un surfista que ha cambiado de ciudad. De repente, descubres una playa donde entran unas olas geniales y decides que irás a surfear allí cada día. Te tiras varias semanas yendo a esa misma playa pero un buen día llegas y no hay olas.

Tú no lo entiendes porque las previsiones de mar dicen que tienen que haber olas pero en esa playa no vuelven a aparecer.

Tienes dos opciones, coger tu coche y empezar a moverte playa por playa hasta encontrar otra donde poder surfear o bien esperar a que lleguen las olas a tu playa.

¿Qué actitud tomas? ¿Vas a asumir que la situación de la playa ha cambiado o irás día tras día a esa misma playa esperando a que vuelvan tus olas?

¿Quién se ha llevado mi queso?

El libro trata precisamente sobre esto, muestra 4 perfiles de personas en función de cómo afrontan el cambio y los ilustra en forma de 2 ratones y 2 Liliputienses.

¿Ahora ya me vas siguiendo un poco más no?

La historia nos muestra de manera muy gráfica los cambios de actitud y la manera de afrontar esos cambios. Te voy a hacer un resumen de la historia con las ideas principales y luego te dejaré un video con la historia completa con todo detalle. Te recomiendo que leas el resumen y luego mires el video, realmente vale la pena.

Hay 2 ratones y 2 Liliputienses en un laberinto y sin nada para alimentarse. Día a día recorren el laberinto y sus "peligros" para encontrar comida y sobrevivir. Al cabo de unos días, dan con un almacén enorme lleno de queso.

Por fin han encontrado un sitio donde poder alimentarse sin tener que esforzarse demasiado y aquí puedes ver cómo es cada uno de los personajes.

Mientras los ratones siguen con su rutina y cada día se calzan las zapatillas para ir bien pronto al almacén a alimentarse, los Liliputienses rápidamente se acomodan, guardan las zapatillas pensando que ya no las van a necesitar y piensan que ya tienen la vida solucionada con ese almacén de queso.

¿Qué sucede un buen día? Los ratones llegan a primera hora y ven que ya no hay queso en ese almacén, cosa que sospechaban al ver que las reservas se iban terminando, con lo que rápidamente salen del almacén y empiezan a recorrer el laberinto para encontrar otra fuente de alimento.

Al cabo de unas horas, cuando los Liliputienses llegan y ven que ya no hay queso, su actitud es totalmente diferente. Se enfadan, se ponen tristes, piensan que es injusto, que nadie tiene derecho a quitarles su queso y se lo toman todo a mal pero no hacen nada para remediarlo.

Se enrocan pensando que el queso volverá, que ese almacén es suyo y ahí deben seguir esperando a que haya queso otra vez.

Mientras ellos van día tras día al mismo almacén a ver si ha vuelto el queso (y a enfadarse cuando ven que no lo ha hecho), los ratones ya han recorrido gran parte del laberinto y han encontrado otro almacén con mucho más queso. 

Pasan los días y el queso sigue sin llegar al primer almacén. Los Liliputienses se han planteado ir a buscar queso a otro lado pero lo han desestimado porque es demasiado esfuerzo, porque temen qué puede haber en el laberinto y porque ese almacén es suyo y, "por lógica", el queso debe volver allí.

Un buen día, uno de los Liliputienses empieza a comprender que el queso no volverá y que si no hacen algo se morirán de hambre. Intenta convencer a su amigo para ir en busca de comida a través del laberinto pero no lo consigue, su amigo está bloqueado y sigue pensando que nadie tiene derecho a quitarle lo que era suyo

Viendo eso, el primer Liliputiense se calza las zapatillas y se va a recorrer el laberinto. Por el camino entiende que hace bien, que hay que adaptarse al cambio y tener una actitud más positiva. Su cambio de actitud le llevará a poder encontrar comida.

A mitad de camino se plantea volver y animar a su amigo a acompañarlo,  y lo hace, pero su compi no quiere seguirlo. No quiere cambiar de actitud ni entender cual es la solución a su problema así que vuelve a irse solo.

Finalmente, el Liliputiense "aventurero", encuentra el otro almacén, mucho más grande y con mucho más queso y siente que ha hecho bien en variar su punto de vista. Se da cuenta que ese proceso de cambio de actitud que ha vivido, le ha llevado a mejorar su situación anterior.

Ahí se encuentra con los ratones y juntos disfrutarán del nuevo queso que han encontrado mientras el otro Liliputiense seguirá eternamente en el almacén vacío.

¿Qué nos explica esta historia?

Esta historia te enseña la importancia de tener una buena actitud hacia el cambio y a afrontarlo con serenidad y lo antes posible. Cambiar no es malo y, probablemente, los peores resultados que puede traer solo están en tu cabeza.

A mi me sirvió para pensar en cómo afrontaba los cambios en mi vida, no sólo a nivel laboral, también a nivel personal.

¿Me enroco cuando algo cambia? ¿Me adapto rápidamente? ¿Lo detecto antes de que llegue? ¿Me cuesta adaptarme pero cuando lo comprendo puedo seguir adelante?

Igual en mi caso es una mezcla de todas ellas según la situación. Gracias a este libro, me he replanteado cómo quiero afrontar a partir de ahora estas situaciones.

Me ha ayudado a prepararme para afrontar cambios futuros con otra actitud, una que sea aún mejor. Y es lo que voy a intentar hacer ¡desde ya!

Descubriendo los 4 perfiles:

  1. Ratón 1, llamado Fisgón: fisgonea, investiga, busca y detecta pronto el cambio.
  2. Ratón 2, llamado Escurridizo: pasa rápido a la acción, se pone en marcha muy deprisa. Actúa.
  3. Liliputiense 1, llamado Haw: con el tiempo aprende a adaptarse al cambio. Le cuesta comprenderlo pero cuando lo hace ve que le puede llevar a algo mejor.
  4. Liliputiense 1, llamado Hem: se niega y se resiste al cambio, está enrocado y no sale de esa situación.

Después de reflexionar sobre esto, he llegado a la conclusión de que es más fácil tener éxito y triunfar si uno sabe adaptarse rápido y con buena actitud a cualquier tipo de cambio.

Piensa en el mundo tan tecnológico en que vivimos. Año tras año descubrimos multitud de posibilidades, cambios y nuevas tendencias o herramientas a las que hay que adaptarse.

Todo va muy rápido y si requieres de alguna de estas herramientas de manera profesional vas a tener que evolucionar junto a la tecnología.

¡Todo va muy rápido! Piénsalo bien:

  1. Quien sabe detectar alguno de estos cambios y actúa, va un paso por delante del resto, con lo que se convierte en un innovador, puede abrir mercado y ser el primero en hacer algo concreto. Eso, si se hace bien, es casi garantía de éxito.
  2. Si hay una nueva tendencia y te adaptas rápido a ella, también puedes triunfar fácilmente porque mucha otra gente irá por detrás tuyo. Aunque ya no serás un innovador 😛
  3. Si te cuesta adaptarte pero finalmente lo haces, serás uno más, con lo que tendrás que ofrecer mucho más que los que ya estaban para destacar y llegar a su nivel. Podrás salir adelante pero seguramente con más esfuerzo y menos recompensa que los primeros casos.
  4. Por contra, si no cambias, seguirás viviendo en la edad de piedra y tendrás muy difícil triunfar.

Conclusión

Yo lo tengo claro. Yo quiero ser una mezcla de los dos ratones, detectar + actuar rápidamente y en eso me voy a centrar. En muchos aspectos ya lo soy, pero en otros sé que tengo que mejorar mi actitud ante el cambio.

Pensando en el ejemplo de la playa sin olas que te he puesto antes, yo lo tengo claro: cojo el coche rápidamente y me pongo a checkear otros spots (puntos de surf) para disfrutar de las olas pero, no todo el mundo hace lo mismo.

En resumen: ya has visto que hay 4 actitudes muy extendidas en cuanto a la adaptación al cambio: puedes detectar pronto el cambio e ir por delante, pasar rápido a la acción cuando éste aparece, aprender a adaptarte poco a poco o resistirte y no cambiar.
Yo tengo claro cuál soy y cuál quiero ser pero:

¿Qué perfil tienes tú? ¿Vas a cambiar tu manera de afrontar los cambios? Cuéntamelo en los comentarios

¿Quieres tener tu propio negocio online?

Te enseño los pasos para que aprendas a validarlo con éxito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *

Surfea tu Vida te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Victor Lloret Cerezo (Surfea tu Vida) como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. No se comunicarán estos datos a terceros. Legitimación: Consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa (proveedor de hosting de Surfea tu Vida) fuera de la UE en EEUU y acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Ver política de privacidad de Webempresa.

El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios tiene como consecuencia no poder atender tu solicitud. Podrás ejercer tu derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición al tratamiento de tus datos personales, en los términos y en las condiciones previstos en la LOPD dirigiéndote a la dirección de correo electrónico victor@surfeatuvida.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: https://www.surfeatuvida.com/, así como consultar mi política de privacidad. Al enviar tu comentario, algunos datos como tu nombre, correo electrónico y web quedan almacenados en una cookie para volver a utilizarlos en futuras visitas. Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 comments on “Descubre cómo mejorar tu adaptación al cambio, ¿eres ratón o Liliputiense?”

  1. Hola Victor,

    k tal? Muy buen post. Me gusta como haces el simil con los liliputienses jeje. Yo soy el ratón fisgón, investigo mucho, pero poca acción...
    Hace 4 años creé un blog que se llamaba el club del cambio, queria cambiar el mundo XD. MI falta de tiempo y desconociento del blogging hicieron que como el 90% de blogs se fuera al traste en menos de un año.

    ¿Tu cuando te distes cuenta de k lo k estabas haciendo no te gustaba? ¿ Tomastes alguna mediada en especial para que se produjera ese cambio?

    Un abrazo!

    1. Hola David,

      yo realmente me di cuenta mucho antes de dar el salto. A decir verdad en la Universidad ya veía que hacia donde iba no era para mi... Pero como un burro tiré hacia adelante sin plantearme otras cosas, en parte por desconocimiento y en parte arrastrado por la sociedad y "lo que se debe hacer".

      La única medida que tomé fue la de vencer el miedo de no actuar y ponerme manos a la obra. Dejé de pensar (y no actuar) en que no sabía qué hacer para buscar activamente lo que quería hacer.

      Ahí vino el cambio.

      Un abrazo!!

  2. Hola Victor,

    muy buen resumen y análisis del libro. Lo leí hace tantos años que lo tenía prácticamente en el olvido, y es de esas lecturas que despertaron algo en mí, aunque no germinó y le dí sentido hasta muchos años después.

    Ahora veo claramente lo importante que es una buena actitud ante los cambios, la importancia de indagar nuevos caminos y soluciones, pero también de pasar a la acción. Sin acción nada de eso tiene sentido. Lo se bien, pasé gran parte de mi vida en el mundo de las ideas, y no fue hasta que di un paso cuando empecé a vivir de verdad mi propia vida, afrontando situaciones de forma consciente y proactiva y saliendo a buscar más queso cuando veo que se está vaciando la despensa.

    Gracias y enhorabuena por el artículo!

    Un abrazo!

    Enhorabuena

    1. Hola Maite, yo lo tenía en pendientes desde hace años y nunca encontraba el momento.

      La verdad es que es un libro digno de ser leído porque te hace verte tal y como eres en estas situaciones de cambio. A mucha gente no le gusta lo que encuentra pero sirve para afrontarlo y mirar de cambiar.

      Veo que te has vuelto muy ratona así que me alegro 😛

      Un abrazo y gracias!!

Surfea tu vida con tu Negocio online

Vamos a darle vida a tu web

Soy tu diseñador web freelance de confianza, estoy especializado en WordPress y en Negocios online así que puedo ayudarte a crear la web de tus sueños para tu proyecto. 
¡Contáctame y hablamos!
QUIERO TRABAJAR CONTIGO

Sígueme la pista

Copyright © 2019 · Surfea tu Vida
Contenido a cargo de Victor Lloret. Todos los derechos reservados.

linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram