Las 10 similitudes entre el surf y un proyecto de emprendimiento

A estas alturas, si eres consumidor de blogs, es casi seguro que ya hayas leído mucho sobre emprender, sobre montar un negocio y sobre trabajar para ti mismo y ser tu propio jefe. Seguro que ya has oído hablar de las maravillas de emprender, de lo bonito y necesario que es meterse en un proyecto de emprendimiento, de los beneficios que puede tener para tu vida personal y de las dificultades que tiene hacerlo triunfar.

Probablemente todo lo que has aprendido te ha resultado tan útil como aburrido. Normalmente, estos posts son grandes tochos, aburridos, que te cuentan los secretos para hacer triunfar tu negocio sin acabar de explicarte bien bien cómo es la experiencia real de montar algo. Si aún no sabes bien cómo debe ser eso que está tan de moda y a lo que llaman emprender, te lo voy a contar de una manera algo más entretenida y poniéndote como ejemplo la historia de mi propio blog.

La idea de este post es mostrarte las similitudes de una actividad divertida como el surf y un tema tan serio como emprender tu propio proyecto. Hay más cosas en común entre el proceso de aprender a coger una ola y el de montar tu propio negocio de las que tu crees. Además de estas similitudes entre una cosa y otra, te contaré en cada caso cómo las veía reflejadas en mi propio proyecto.

Como el post me ha quedado un poco largo, te pongo un índice para que te sea más fácil su lectura.

La vida de un proyecto de emprendimiento

Un proyecto de emprendimiento parte desde el nacimiento de la idea a su implementación y consolidación. Entre medio hay una gran cantidad de pasos a dar que nos irán provocando diferentes reacciones y sensaciones. De cómo actuemos en cada momento dependerá el éxito o el abandono del proyecto.

Cómo el surf me ayuda a emprender

Como ya sabes, y si no, como eres muy listo, ya lo habrás descubierto mirando un poco el blog, el surf es una de mis mayores aficiones, por no decir mi pasión. El surf me gusta tanto como deporte como por su filosofía. La manera de ver la vida, la libertad, la naturaleza, el afán de superación, la lucha con y contra el mar, los retos que implica y la manera en que consigue enganchar a todo el que lo practica hacen de él un deporte que atrae. Además visualmente es muy espectacular.

El surf, y lo que implica, tiene su propio estilo de vida y sus propios valores. Es por eso que suelo encontrar similitudes entre lo que pasa en mi vida y el surf. Centrándome en el tema, creo que muchas de las situaciones a las que se enfrenta uno al llevar a cabo su proyecto de emprendimiento son muy similares a los retos que supone aprender a surfear una ola.

No solo es parecida la manera en la que uno se decide, se atreve y se lanza fuera de su zona de confort para emprender su negocio o para coger su primera ola, sino que las fases del aprendizaje y mejora también son parecidas.

Si al final del artículo crees que no tiene nada que ver una cosa con la otra, pégame una colleja virtual y me lo dices sin problemas 😉

1. ¡¡Al agua patos!!

Surf

Un buen día estás en la playa y ves un grupo de personas con unos tablones enormes que están reunidos en la arena y escuchan a alguien que les está explicando cómo entrar al agua. Al rato ves como entran y como empiezan a practicar. A unos se les da mejor que a otros pero ves lo bien que se lo están pasando y te va entrando el gusanillo. Además hay algunos a los que se les da relativamente bien y en unos cuantos intentos ya se suben de pie encima de la tabla. Piensas que igual no es tan difícil y que tu lo podrías lograr también con relativa facilidad.

Más tarde, miras un poco más allá y ves a varios surfistas cogiendo olas de mayor tamaño y pasándolo en grande. Te entran ganas de sentir lo mismo y piensas que con un poco de esfuerzo podrías estar allí. El surf está de moda y te gusta ese rollo, te han entrado ganas y decides intentarlo. Te has llenado de valor y tomas la decisión de empezar a hacer surf.

Emprender

Desde hace unos años has oído por ahí que los emprendedores son gente con éxito y ganas de comerse el mundo. Conoces bastantes personas que se han montado su propio negocio, a varias les va bien. En Internet está plagado de casos de éxito, gente que vive tal y como quiere dedicándose a lo que le gusta. Tu también quieres ser uno de ellos. También quieres disfrutar de tu vida y tu trabajo por lo que decides montar tu propio negocio.

Emprender está de moda y tu no vas a dejarlo pasar.Te has decidido a montar tu propio proyecto de emprendimiento con el que conseguirás dedicarte a lo que tu quieres y que te permitirá lograr todos tus objetivos. Aún no tienes muy claro de qué se tratará pero la decisión está tomada, no hay vuelta atrás.

No sabes muy bien lo que te espera detrás de esta decisión pero, lo que si sabes, es que valdrá la pena. Si tanta gente lo ha hecho y le ha salido tan bien porque no vas a lograrlo tu. Con un poco de esfuerzo tu también lo podrás conseguir.

Similitud: La toma de decisión. Decides emprender igual que decides aprender a surfear.

¡Al agua patos!

Surfea tu Vida

Yo quería ser mi propio jefe y tener mi libertad, precisamente para poder surfear y viajar siempre que quisiera sin por ello tener que pedir permiso o dejar de trabajar. Yo hacía mucho que quería intentar hacer algo así por lo que cuando se presentó el momento adecuado no dejé pasar la ola.

2. Las espumas: el inicio de un proyecto de emprendimiento

Surf

Ha llegado el momento de coger tu primer tablón, el neopreno y pisar la arena dirección al agua. Te explican las 4 cosas básicas para poder entrar y te dispones a empezar a surfear. Entras en la zona de espumas y la cosa no es tan sencilla. Empiezas con todas las ganas del mundo pero no consigues levantarte y a medida que pasan los intentos te empiezas a frustrar. Tranquilo chico que acabas de empezar 😉

Pasa el rato y finalmente consigues levantarte, pareces un pato pero te has puesto de pie. Buahhh, esa sensación no te la puedo explicar con palabras, como si volaras...

espumas_proyecto_de_emprendimiento

¿A qué esperas para probar el surf?

Van llegando más espumas y cada vez te sientes más seguro subiéndote al tablón. De repente se te pasa por la cabeza que ya has superado esa primera fase y ya estás preparado para coger olas más grandes. Más grandes dice, si no has cogido ni una ola flipao, ¡¡que son espumas!! 😛

Emprender

El inicio de tu proyecto de emprendimiento pasa por tomar decisiones estratégicas. Debes decidir si será un negocio físico o un proyecto online y debes tener una idea que llevar a cabo.

Decidir a qué te quieres dedicar y cómo ganarás dinero con ello es un paso muy importante y te costará un pelín. Estás súper motivado y esperando dar con la tecla que te retire y te permita vivir en un paraíso tomando el sol y bebiendo mojitos. De repente ves que la cosa no es tan sencilla. Todas tus ideas ya no te parecen tan buenas, son peores que las de los demás. Te entrará la obsesión con la competencia, hay mucha gente que hace lo mismo que tu has pensado por lo que te empezará a entrar el miedo.

Al principio no verás clara la manera de vivir de esa idea que se te ha ocurrido pero, poco a poco, la irás encontrando. Finalmente encontrarás tu idea, apostarás por ella y ahí te llenarás de energía de nuevo.

Por fin tienes algo concreto sobre lo que trabajar. De golpe la motivación crece en ti porque lo empiezas a ver todo más cerca. Ya te vuelves a ver ganando dinero como un loco y disfrutando a tope de tu trabajo.

Recuerda que en este punto solo tienes una idea...

Similitud: pones la primera piedra estratégica de tu proyecto eligiendo tu idea de negocio y aprendiendo los cimientos del surf, surfeando tus primeras espumas y superando el primer mini bache del proceso.

Surfea tu Vida

En mi caso me costó mucho dar con la idea, ninguna me parecía bien. Me gustaba tanto el surf, como la música, cómo los deportes, se me daba bien hacer webs, me gustaba viajar,... Finalmente junté varias de esas ideas en un proyecto, ayudar a la gente a vivir de lo que le gusta. Ayudar a emprender online con consejos que funcionan, servicios web y mi experiencia, ya que yo mismo estoy llevando a cabo este proceso de emprendimiento y puedo hacer ahorrar tiempo y dinero a quien esté en ello.

3. Las olas: llegan las primeras dificultades

Surf

La etapa de las espumas ya está superada. Ahora entras realmente al mar, te dispones a remar a la zona de olas. Estás con el ánimo por las nubes porque ya te has levantado unas cuantas veces en la orilla así que te vas directo al pico (zona buena para coger las olas). Empiezas a remar duro hacia dentro y comienzas a encontrarte olas de cara. Llegan los primeros revolcones y empiezas a tragar agua, te das cuenta por ti mismo de lo saladita que está. No has ni llegado a la zona de olas y ya llegan las primeras dificultades. Todo se hace cuesta arriba.

Como eres cabezón y tienes muchas ganas, consigues llegar a la zona de olas. Has superado los primeros problemas reales y ya estás en disposición de lanzarte a por tu primera ola. Te vas a tener que tomar un rato para respirar y descansar del esfuerzo anterior porque estás rebentado pero ánimo, ¡ya estás ahí máquina!

Emprender

Una vez tienes la idea, empiezan tus primeras acciones con tu proyecto de emprendimiento. Has decidido que será un negocio online por lo que aprovechas esta ola de motivación que te recorre el cuerpo y empiezas a montar tu plataforma.

De repente llegan las primeras dificultades. Hay muchas cosas que no sabes acerca de una web, un blog e Internet que son vitales para que tu proyecto triunfe. ¡Toca aprender! Pides consejo a ese amigo tuyo informático que sabe del tema y empiezas a deborar información y a montar tu plataforma. Hay que aprender un poco de diseño web, un poco de WordPress para montar la plataforma, un poco de SEO para posicionarla, montar las Redes Sociales y moverlas para difundir el contenido, aprender qué es una Newsletter y Márketing Online, conocer los plugins necesarios para hacer lo que tu quieres, aprender redacción web y un largo etcétera de cosas que nunca se acaban.

Finalmente, tras mucho esfuerzo consigues lanzar tu proyecto.

Similitud: vences las primeras dificultades serias para lanzar tu proyecto y para surfear tu primera ola. No esperabas encontrarte tantos problemas antes ni siquiera de empezar pero, con esfuerzo, lo has conseguido superar.

Surfea tu Vida

Yo opté por montar un blog. En ese momento no tenía mucha idea de blogging, de Márketing Online y de la gran mayoría de cosas que te explicado arriba así que tuve que formarme y aprender en lo que no controlaba. Otras cosas si las dominaba porque soy Ingeniero Informático y ya había trabajado varios años creando webs. Diseñé una estrategia de lanzamiento y me puse a crear mi plataforma. Dediqué bastantes semanas a montar el blog y dejarlo tal y como yo quería.

Como iba a ofrecer servicios para montar blogs y ahorrar tiempo a todo aquel que no supiera hacerlo, el mío debía tener un diseño que gustara y entrara por los ojos. Mi marca debía destacar para demostrar que sabía de lo que hablaba y de lo que ofrecía por lo que tuve que aprender muchas cosas en poco tiempo. Finalmente superé las primeras dificultades del proyecto.

4. Coger una ola: adrenalina pura

Surf

Una vez has recuperado el aliento de tanto remar, ves llegar las primeras olas. Son más grandes y llevan más fuerza de la que pensabas pero no te asustan. Las dejas pasar hasta que eliges la tuya y te lanzas a cogerla. Empiezas a remar fuerte, miras atrás y ves que va llegando, está a punto de pillarte. Finalmente la ola te alcanza y acelera tu tabla a una velocidad que nunca antes habías sentido.

¡Joder que rápido voy! Es mejor aún de lo que pensabas, supera tus expectativas y la adrenalina se apodera de ti. Piensas en lo que has aprendido y te dispones a ponerlo en práctica, es hora de levantarse.

Emprender

Por fin ha llegado la hora de lanzar tu proyecto de emprendimiento. Estás ansioso y muy nervioso, no sabes como resultará. Has hecho una promoción que debería traerte a tus primeros clientes. De golpe empieza a visitarte gente, incluso más de la que te esperabas y te das cuenta de que has hecho un buen trabajo para atraer público y que te empiecen a conocer. Has trabajado muy duro previamente y eso está teniendo su recompensa. Estás muy contento con el resultado de tu lanzamiento.

Similitudes: el subidón de lanzar tu proyecto es similar al subidón de lanzarte a tu primera ola. Ves los primeros resultados y las primeras impresiones y casi todas suelen ser positivas.

Surfea tu Vida

En mi caso recibí muchas visitas, muchas más de las que esperaba. Y ese ritmo siguió toda la semana y parte de la siguiente. Me llegaron varios comentarios y felicitaciones tanto de conocidos como de gente que no conocía. Éstos últimos fueron los que más me motivaron ya que los amigos y familia siempre te van a apoyar pero, recibir el apoyo de "extraños" te pone como una moto. Vi que había acertado y que mi proyecto iba a triunfar con lo que el ánimo no paraba de subir y subir.

5. La primera caída: aparecen los problemas

Surf

Estirado en la tabla y a mil por hora te dispones a levantarte y surfear tu primera ola. Repasas mentalmente lo que has aprendido en las espumas y decides que es el momento de levantarte. Y de repente... ¡hostia que te crió! Primer intento y primera caída. Algo normal si lo ves desde fuera, pero tu pequeño orgullo se ve herido. Has perdido totalmente el control y te has caído sin ni siquiera poner los dos pies en la tabla.

Te sientes un poco idiota al pensar que una ola sería igual de fácil que unas simples espumas. Tremendo error, te has sentido demasiado seguro de ti mismo y lo has pagado.

Emprender

Después de lanzar ves que no todo será tan fácil. Van pasando las semanas y el globo de la promoción previa se ha ido desinflando... Cada vez llegan menos visitas y, las que llegan, no están interesadas en comprar o contratar. Te empiezas a dar cuenta de los errores que has cometido que además han sido bastantes. No llegan los clientes y la cosa no termina de arrancar. Primer gran bache y bajón anímico.

Similitud: exceso de motivación y de confianza tras el primer éxito al lanzar el proyecto y al iniciar tu primera ola. Esto hace que cometas tus primeros errores y te des cuenta de otros que ya existían y no habías detectado.

Surfea tu Vida

En mi caso los errores fueron muy claros:

  • Intenté dirigirme a todo el mundo y no a un público muy concreto que fuera el interesado en lo que yo iba a ofrecer.
  • Pensé que como ya había atraído muchas visitas con el lanzamiento, ya tenía el trabajo medio hecho y descuidé la promoción de mi blog para generar más visitas.
  • Me centré en escribir contenido en mi propio blog y no en hacerme visible fuera de él para atraer nuevos clientes.

6. Hora de volver al pico: aprender de los errores

Surf

Te has caído si pero eso no te va hacer tirar la toalla. Mientras vuelves al pico piensas en lo que te han explicado en la orilla, en como debes ponerte de pie y visualizas qué has hecho mal. Crees que la teoría la tienes clara y ahora toca aplicarla de nuevo. Remas con fuerza y vuelves a la zona de olas. Esperas la tuya mientras piensas en lo que vas a hacer cuando llegue.

Obviamente no vas a rendirte a las primeras de cambio. Allí a lo lejos viene tu ola, es hora de prepararse para volverlo a intentar.

Emprender

No estás dispuesto a rendirte tan deprisa. Has detectado problemas y has cometido algunos fallos pero acabas de empezar con tu proyecto de emprendimiento y asumes que los errores son algo natural. Estás a tiempo de rectificar. Empiezas a tomar medidas para los errores que has detectado y vuelves con fuerza a trabajar en tu proyecto.

Similitud: De los errores se aprende y no hay que rendirse en cuanto surjan los primeros problemas. Esto es aplicable a todas las facetas de la vida, no solo a emprender y surfear.

Surfea tu Vida

En mi caso seguí escribiendo igual en mi blog pero intenté aprender más cosas de blogging. Leí muchos consejos de bloggers que ya habían pasado por el mismo bache en el que yo me encontraba. Cambié alguna estrategia de difusión de contenido y me dispuse a implementar en mi blog todo lo que había aprendido. Corregí todo lo que estaba en mi mano y confié en que fuera suficiente.

7. Caída tras caída: el agua también duele

Surf

Pasan los días y no consigues ponerte de pie y surfear una ola. No hay manera, estás estancado y no avanzas. No sabes porque pero no consigues poner los dos pies sobre la tabla, te caes a la mínima. No encuentras el problema, pensabas que solo con práctica la cosa saldría pero ves que no.

Es el momento de que te plantees otras cosas. Mira el problema desde otra perspectiva, igual hay un problema de base que no te deja avanzar. Igual la solución no está en tu mano y debes buscar ayuda o tomar decisiones más drásticas.

¿Te has planteado contratar un monitor que te enseñe bien y te explique cual es tu problema? ¿Has pensado que igual tu tabla, que te costó tanto dinero, es demasiado pequeña para tu nivel y por eso no consigues ni poner los dos pies sobre ella? Igual necesitas otra tabla más grande y fea pero más útil para aprender.

Emprender

Hay errores para los que, igual, la solución no está en tu mano. Igual es mejor enfocarlos de otra manera. Si ves que tu proyecto no tira y ya lo has intentado todo empieza a plantearte por qué no lo hace. Igual hay un error de base que hace que por mucho que trabajes en él no acabe de funcionar.

Por ejemplo, igual te estás dirigiendo al público equivocado, igual tu producto no tiene salida o igual tu plataforma no está bien diseñada. Un proyecto mal planteado puede llevar al tan temido fracaso.

Otra opción es que te estés equivocando en las estrategias de promoción. Igual el Márketing no es tu fuerte y necesitas ayuda porque andas cojo en ese tema concreto. Podrías formarte para aprender lo que no haces bien.

Esfuérzate en detecar cual es el problema y si no puedes solo pide consejo y busca ayuda de alguien que ya lo haya conseguido. Lo verás todo mucho más claro y si hay solución la podrás encontrar. Si no la hay, seguro que descubres cómo seguir emprendiendo en otro proyecto sin cometer los fallos que te han llevado a ese punto.

Similitud: Si hay un problema de base, tanto en un proyecto como en el surf es probable que no consigas solucionarlo por ti mismo pero no por ello lo debes dejar de intentar. Cambia de tabla o de proyecto, fórmate si es necesario y sigue adelante para conseguir tu objetivo.

Surfea tu Vida

En mi caso no conseguí generar visibilidad tal y como quería. No atraía a público a mi blog y no encontraba la manera de hacerlo por mucho que leyera otros blogs. Estaba en un punto en el que no veía como avanzar. Tenía dos opiciones, o abandonaba o decidía apostar por mi y formarme con profesionales para relanzar el proyecto. Hice lo segundo y a día de hoy estoy muy satisfecho con mi decisión. Tanto Franck Scipion, como Antonio G, Ana Libélula, Javier Gobea y Javier Manzaneque me han ayudado a solucionar los problemas que tenía y a día de hoy estoy haciendo crecer el blog con más fuerza.

8. Volver al pico con más fuerza

Poco más que decir, aprende de los errores, rectifica los fallos tanto estratégicos como de base, cambia la plataforma, el material o lo que haga falta, si es necesario, y a seguir remando hacia adelante.

Similitud: Como decía mi amigo Xavi en nuestra época universitaria, ¡nunca rendirse!

9. Ponerse de pie: empiezas a volar

Surf

Al final el problema era la tabla. Ahora ya tienes una más grande, que flota más y perfecta para tu nivel. Con ella aprenderás más deprisa y pronto podrás surfear sobre tablas más pequeñas y molonas. Esperas tu ola, y cuando te lanzas a remar ves que desde el principio todo va mejor, estás más cómodo, lo controlas todo un poco más. La cosa ha cambiado.

Sientes la ola, te acelera, y te quieres poner de pie. Vuelves a caer, no todo iba a ser tan fácil pero intuyes que esta caída ha sido diferente. Has conseguido poner los dos pies sobre la tabla pero luego la ola te ha tirado. Has mejorado y eso te da mucho ánimo.

En pocos días consigues ponerte de pie en tu primera ola. ¡Eso si es un subidón! Después de tanto esfuerzo por fin llega la recompensa. Pero quieres más...

por_fin_una_ola_proyecto_emprendimiento

Te pones nuevos retos, quieres coger olas sin caerte, quieres coger olas más grandes, quieres surfear en diagonal, quieres surfear la pared de una ola y también quieres surfear con tablas más pequeñas. Te estás poniendo objetivos para crecer con tu proyecto, ¡ése es el camino crack!

Emprender

Después de arreglar los fallos, aprender a promocionar bien tu proyecto, llegar a tus posibles clientes, incluso cambiar de plataforma o de idea porque no funcionaba, has vuelto al ruedo. Vuelves de nuevo con tu proyecto y la cosa empieza a funcionar. Te llegan tus primeros clientes, te visita mucha más gente y de manera más regular que antes, empiezas a ser reconocido en tu sector y la cosa empieza a crecer.

Por fin está despegando el negocio. Has aplicado todo lo que has aprendido y ves los primeros resultados y eso te anima a plantearte nuevos retos. A seguir haciendo bien lo que haces bien y no dormirte en los laureles. Ha costado mucho esfuerzo, más del que te planteabas al principio pero ahora ya sabes lo que debes hacer. Enhorabuena, ¡tu proyecto ya está funcionando!

Similitud: una vez solucionados los problemas todo fluye mucho mejor. Tanto en el surf como en tu proyecto te sentirás mucho más cómodo cuando controles todo lo que envuelve la actividad.

Surfea tu Vida

Mi blog está creciendo. Gracias a invertir en formación he detectado problemas estratégicos y problemas en mi plataforma que hacían que no creciera. Estaba estancado y he conseguido relanzar el proyecto. Actualmente estoy poniendo en práctica todo lo que he aprendido y puedo decir que me está funcionando.
Cada vez me conoce más gente de mi sector, llegan visitas, aparecen clientes interesados en mis servicios y consigo alianzas con mi competencia.

Me he marcado unos objetivos a 3 meses vista que espero cumplir incluso antes. Por lo que no puedo estar más contento de como me está yendo con mi proyecto.

10. Una olas más...

Surf

Una de las frases que más decimos en el agua es: una ola más. Siempre que alguien nos espera o surfeamos con otro que ya quiere salir, siempre hay uno que la dice. Es un clásico del surf y eso es porque nunca tenemos suficiente, siempre queremos más y más.

Eso es lo que hace que mejoremos, que cada vez cojamos olas más grandes, nos caigamos menos, surfeemos mejor, en definitiva, que nos marquemos más y más retos.

Emprender

Cuando el negocio empieza a funcionar no hay que conformarse. Hay que buscar nuevos objetivos y nuevos retos para no estancarse. Intenta cada mes mejorar las ganancias, las conversiones, las visitas, etc. No te pares.

Similitud: Busca siempre una ola más

Surfea tu Vida

Como te he dicho antes, tengo marcados objetivos a 3 meses vista pero los quiero cumplir antes. Si los cumplo iré a por otros objetivos, cada vez más ambiciosos. Quiero generar más ingresos con mis servicios, quiero generar más ingresos mediante márketing de afiliación, ofrecer nuevos productos, ofrecer nuevos servicios,... Tengo muchas cosas en mente por lo que la cosa no para aquí.

Cuéntame que te ha parecido el artículo y recuerda siempre buscar una ola más.

¿Quieres tener tu propio negocio online?

Te enseño los pasos para que aprendas a validarlo con éxito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *

Surfea tu Vida te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Victor Lloret Cerezo (Surfea tu Vida) como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. No se comunicarán estos datos a terceros. Legitimación: Consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa (proveedor de hosting de Surfea tu Vida) fuera de la UE en EEUU y acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Ver política de privacidad de Webempresa.

El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios tiene como consecuencia no poder atender tu solicitud. Podrás ejercer tu derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición al tratamiento de tus datos personales, en los términos y en las condiciones previstos en la LOPD dirigiéndote a la dirección de correo electrónico victor@surfeatuvida.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: https://www.surfeatuvida.com/, así como consultar mi política de privacidad. Al enviar tu comentario, algunos datos como tu nombre, correo electrónico y web quedan almacenados en una cookie para volver a utilizarlos en futuras visitas. Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 comments on “Las 10 similitudes entre el surf y un proyecto de emprendimiento”

  1. Hola Víctor, ya decía yo otro alumno de Franck jeje. Últimamente salen como churros que bárbaro!. La historia de uno mismo y las dificultades o victorias les gustan mucho a los lectores. Todo lo que yo sé lo he aprendido por mi.misma. Bueno casi todo. Si quieres avanzar rápido lo mejor es lo que has hecho tú. Un mentor. Que tengas buen día surfer

    1. Hola Silvia, pues si, yo me estanqué un poco y decidí formarme. Como sabes hay tanto que aprender que al final, de tanta información y tantas fuentes uno se atasca y se aturulla. Se me hizo un poco difícil no perder el foco y de ahí que apostara por la formación.
      Tu eres una crack! Eso ya se nota 😉

      Por fin suscrita y además comentando! 😉 Yupiiii 😛

      Que vaya muy bien el día!!

        1. Ouch que me pondré rojo y todo. Tienes razón en que en equipo todo es más fácil, en eso estamos. Y si todo es pedir, ya iré pidiendo 😉
          La vigilancia es mutua, un abrazo!

  2. Hola Víctor

    Menudo post de puta madre tío!!! Ya sabía yo que en poco tiempo ibas a despegar como un cohete chaval!

    Creo que has dado en el punto justo en esta comparación entre la pasión y el modo de vida. Mi más sincera enhorabuena.

    Y gracias por la mención.

    Un abrazo

    1. Muchísimas gracias por el comentario. Viniendo de un crack como tu me llena de energía 😀

      Creo que la mejor manera que tenía para explicarlo es juntando lo que me apasiona con lo que estoy haciendo, se entiende mejor con ejemplos claros y entretenidos y añadiéndoles mi experiencia personal.

      De nada tío, tu has ayudado mucho a este despegue, y solo ha hecho que empezar!!

      Un abrazo!!

  3. Aupa Víctor!

    Qué buena idea comparar el surf con el tema de emprender 🙂 Me ha encantado tu post además me he sentido identificada en varios puntos respecto a lo de emprender porque yo de surf poquito como ya te comenté una vez.

    Enhorabuena y gracias por este artículo tan currado y tan potente.

    "Una ola más..." 😉

    Abrazo!

  4. Como bien dices, si conoces bien las olas, y empiezas "a fluir" en ellas, disfrutaras de las subidas y de las bajadas, de las sopresas, de los entrenamientos y de ver que, al final, la practica hace al maestro.
    Genial artículo Víctor. Eres apasionado y eso te hará tomar olas cada vez más altas en tu negocio 🙂
    Te deseo lo mejor y me alegra estar en la lista de personas que te han ayudado 🙂

    1. Muchas gracias Ana. Me encanta tu comentario, las subidas y las bajadas serán una constante y las sorpresas seguro que no paran de llegar. Sin duda me ayudas, a mi y a muchos tanto con tus consejos como con tus artículos en el blog.

      Un abrazo, nos vamos leyendo 😀

  5. Víctor lo has clavado. Me he sentido muy identificado con tus palabras. Yo surfeaba de pequeño y sé cuál es esa sensación, pero un mal día me destrocé los ligamentos en un partido de voleibol y tras dos operaciones, quede bien, pero no para el surf. Pero encontré otra pasión mientras me rehabilitaba la rodilla. La música y la guitarra. Llevo muchos años creando música y tocando mi guitarra, compañera del alma. Igual que tu tabla en el mar.
    Me ha encantado.
    Un abrazo y mi más sincera enhorabuena. Nos vemos en visibilidad. Con los cracks que nos dan luz.

    1. Muchas gracias Jose Luis, si consigues ligar tu proyecto a tu pasión ya es un win-win, de ahí que yo relacione tantas cosas con el surf. También hay que disfrutar del camino al emprender. Es una suerte que encontraras otra pasión, es lo que hay que hacer, aunque no se pueda hacer algo no quedarse quieto y seguir avanzando.
      Un abrazo

  6. Victor te ha quedaso un post genial con ideas muy claras y prácticas sobre el emprendimiento y tu gran pasión por el surf. Me ha encantado y me he visto reflejada en muchos puntos.

    Seguimos aprendiendo y esa, para mí, es de las mejores etapas de la vida, que nunca se acabe ?

    1. Me alegro que te hayas visto reflejada Diana, nunca hay que dejar de aprender. Aprender y experimentar con algo que te gusta es divertido 😛

      Un abrazo y gracias

  7. Qué verdades Victor! Igual que a surfear no se aprende en un día a emprender tampoco. Y cuando lo consigues... ¡vuelas!
    Genial, muy bueno el punto de vista 🙂
    Un abrazo!

    1. Gracias Teresa, todo tiene su camino, sus baches y sus éxitos. Hay que seguir el proceso e ir aprendiendo, aunque lo ideal es que sea lo más corto posible 😛

      Un abrazo

Surfea tu vida con tu Negocio online

Vamos a darle vida a tu web

Soy tu diseñador web freelance de confianza, estoy especializado en WordPress y en Negocios online así que puedo ayudarte a crear la web de tus sueños para tu proyecto. 
¡Contáctame y hablamos!
QUIERO TRABAJAR CONTIGO

Sígueme la pista

Copyright © 2019 · Surfea tu Vida
Contenido a cargo de Victor Lloret. Todos los derechos reservados.

¿Necesitas una web?
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram